Sunday, August 15, 2004

El mundo fue y sera una porqueria

El mundo fue y será una porquería.
Por El Misto.

Revisemos históricamente y saquemos conclusiones. Afirmo que fue una porquería, disculpen si
mi opinión es algo arbitraria, intento ahorrar todo el tramite burocrático del debate.
Tal vez algún extraño lector estará feliz con su vida, feliz en el amor, con su familia, con su
trabajo o estudios, y no le parezca una porquería el mundo que le toca vivir a el y si al
resto. O puede ser que este feliz con un mundo injusto. Sobre gustos no opino.
Entendemos que me refiero al mundo en general, colectivo (individuos en si, o mejor dicho,
grupo de individuos).
Digamos que el mundo será un porquería. Podemos estar de acuerdo o no.
Algún soñador que todavía cree que la revolución es inevitable y por lo tanto la felicidad
lloverá al pueblo de forma automática puede llegar a refutar dicha frase. Otro mas fundamentalista
dirá que la felicidad llegara con la muerte y un paraíso fantástico (buena manera de callar
los ánimos de justicia).
Pero vemos ejemplos diarios, y el horizonte inmediato (pensado en años, lustros o lo que
queramos), nos grita bien fuerte: -! indiscutible, el mundo será una porquería !.
No planteemos el problema filosófico de que es la felicidad (según Giacomo Leopardi está en
la ignorancia de la verdad), el sentido de la vida o lo que sea.
Tiempo atrás un cura (Guillermo Mariani de la capilla La Cripta) publico un libro, y por
motivos que no me interesa decidió opinar de distintas cuestiones, una de ellas, sobre sus
experiencias sexuales. Causó algo de polémica.
Otro día, al final de una transmisión del canal 10 de Cordoba se refirió al mundo.
Según Mariani "La ONU finalizo la encuesta mas grande de la historia con una pregunta:
Por favor diga honestamente ¿que opina de la escasez de alimentos en el resto del mundo?
Los europeos no entendieron lo que significa escasez, los africanos no sabían lo que eran
alimentos, los británicos no sabían lo que quería decir por favor. Los yanquis preguntaban
que significa el resto del mundo. Los chinos pedían que les explicaran que significaba
que opina. Y en el congreso argentino, hasta hoy se debate lo que quiere decir honestamente."
La realidad le da la razón al tipo este. Tal vez generaliza un poco, pero de eso estoy hablando,
del mundo y para hablar del mundo tengo que generalizar, ¿o acaso podré ocuparme de cada uno de
los no se cuantos miles de millones de habitantes, o de los cientos de países?.
Claro que un tipo de derecha opina de manera diferente de otro de izquierda.
Todas las corrientes han demostrado un mundo injusto. Tal vez es mas justo un lado que
otro (así lo creo YO) pero sigo pensando que será una porquería.
Hay pedazitos del planeta donde son mas justos que otros. Eso esta claro.
Si soy de derecha hablo de Estados Unidos, Inglaterra, Japón, Alemania, Chile, etc.
Si soy de izquierda de la ex Unión Soviética (antes del stalinismo por supuesto), de Cuba,
China, Vietnam, ídem.
Y el de izquierda habla de Estados Unidos y dice que es el imperialista agresor, que
no respeta los derechos humanos (dicen que la inyección letal trae mas dolor que la guillotina),
que corrompe y se corrompe, y mata, por supuesto.
Y el de derecha habla de Cuba que están cagados de hambre, que tampoco respeta los ddhh, que
no se puede votar y es una dictadura.
Y el de centro muestra un país europeo que se debate entre el bien y el mal, y apunta hacia
donde sopla el viento.
El ejemplo del centrismo, progresismo, tercer vía o lo que fuere (si, eso donde podemos encontrar a
Elisa Carrio, Alfonsin, Kirchner, otros, ns/nc) de Tony Blair no soluciona el problema del
empleo en Inglaterra, ni la guerra imperialista por el petróleo, ni la xenofobia a manera
continental o religiosa, ni los ddhh (dejaron escapar a Pinocho ¿no?).
O la gran China soñada por Mao que se esta convirtiendo en capitalista de las fronteras para
afuera, y al pueblo trabajador lo somete bajo un socialismo explotador en beneficio de un
estado que no les pertenece, o en beneficio de una clase que se adjudico el estado que
los trabajadores lucharon y sangraron por liberar.
El mundo esta recontaminado. Los países que mas contaminan se cagan en Kyoto, y todavía
se sigue discutiendo si el calentamiento de la tierra es por la industrialización.
Pero para que hablar de afuera, si en casa parece un buen ejemplo de la porquería que es el
mundo. El problema del desempleo, el hambre en un país donde sobra comida, los desmontes en
el norte, etc. Y encima, como dijo Mariani, un montón de corruptos en el congreso, o mejor
dicho, en las calles, desde el inspector de tránsito hasta el empleado bancario, por dar
dos ejemplos comunes.
O en Paraguay, un tipo dueño de un supermercado, prefiere que la gente se calcine
dentro de el con toda la mercadería, a que salgan con algo sin pagar. Y algún empleado
acato a la orden.
Mas ejemplos para que.
Concluimos que es un porquería. Te incluyo ¿cierto?
¿Y que me hace pensar que no lo será? Nada.
Tal vez se pueda mejorar, pero no dejara de ser un porquería, una porquería en la que nos
toca vivir.
No lo digo yo, lo dijo el Cambalache de Discepolin.
El Misto 11 de agosto de 2004.

Sunday, August 08, 2004

Seduciendo al capital

El MTD de La Matanza y sus alianzas con los empresarios
Seduciendo al capital
Los integrantes del Movimiento de Trabajadores Desocupados (MTD) de La Matanza son unos verdaderos osados. Comenzaron a cortar rutas en la provincia de Buenos Aires cuando el común de los bonaerenses no sabía qué era un piquete. "Por entonces, para parar el tránsito había que tirar un cana de culo, no es como ahora que se acuerda todo y los patrulleros desvían los autos 200 metros antes de la manifestación", suele recordar Héctor Toti Flores, uno de los referentes de la organización. Años después, cuando esa medida de protesta se transformó en una acción cotidiana para reclamar planes sociales, el MTD los rechazó por considerarlos "una herramienta de dominación del sistema". Y ahora, que empieza a ser un hábito la toma y el escrache de compañías multinacionales, la agrupación matancera se anima a realizar alianzas con algunos sectores empresarios.
En lo que va del año, el MTD de La Matanza estableció alianzas con el diseñador Martín Churba y empresas como Arciel y Casa Quintás. Ahora se relacionó con la Confederación General Económica. Carlos Giardino, ex gerente de Fate y antiguo negociador de la deuda externa, asesora a los piqueteros en el managment de su taller textil.
"Se abre una estrategia de recomposición de los lazos sociales y nosotros aprovechamos la coyuntura. El MTD tiene una necesidad de un salto cualitativo, de recomposición como trabajadores", dice Héctor Toti Flores, uno de sus referentes.
"La nuestra -agrega Flores- es una funcionalidad a conciencia, determinada por la relación de fuerza actual y por la necesidad de recomponer una fuerza social que juegue un rol activo en la toma del poder, que hoy no lo tenemos. El 19 y el 20 terminó siendo una derrota: ahora hay más planes que nunca".
El MTD rompió la alianza con Casa Quintás porque sentía que perdía autonomía y que la empresa les imponía a los militantes las reglas capitalistas que el movimiento rechaza. "Si nosotros pudiéramos trabajar de acuerdo a las formas de producción del capitalismo, cuatro horas y que eso alcance sería genial. El tema es que te hacen trabajar 12 horas para que otros vivan mejor. Nosotros confiamos en no correr ese peligro, confiamos en la capacidad colectiva de rechazar lo que no nos parezca", dice Flores.
Estas nuevas alianzas sirvieron al MTD para ser, según sus propias palabras, más confiables. Flores pone como ejemplo el jardín de infantes que inauguraron este año. "Es muy difícil que la gente te entregue su niño para que lo cuides y lo desarrolles. Si lo hace es porque creen en vos".
Los integrantes del Movimiento de Trabajadores Desocupados (MTD) de La Matanza son unos verdaderos osados. Comenzaron a cortar rutas en la provincia de Buenos Aires cuando el común de los bonaerenses no sabía qué era un piquete. "Por entonces, para parar el tránsito había que tirar un cana de culo, no es como ahora que se acuerda todo y los patrulleros desvían los autos 200 metros antes de la manifestación", suele recordar Héctor Toti Flores, uno de los referentes de la organización. Años después, cuando esa medida de protesta se transformó en una acción cotidiana para reclamar planes sociales, el MTD los rechazó por considerarlos "una herramienta de dominación del sistema". Y ahora, que empieza a ser un hábito la toma y el escrache de compañías multinacionales, la agrupación matancera se anima a realizar alianzas con algunos sectores empresarios.
En marzo de este año, el MTD participó de un emprendimiento textil junto al diseñador Martín Churba y las empresas Arciel y Casa Quintás. Lanzaron una línea de guardapolvos bajo el slogan "pongamos el trabajo de moda". Las prendas tenían una estética propia de Palermo Holywood y las presentaron en la feria Buenos Aires Fashion. Hace poco más de un mes, el taller de costura que el movimiento de desocupados tiene en el barrio La Juanita, de Laferrere, comenzó a trabajar con Carlos Giardino, un empresario de la Confederación General Económica (CGE), quien los asesora en el managment del emprendimiento. Mientras el MTD se declara anticapitalista, Giardino se asume liberal. El empresario, a quien los piquetes le parecen un abuso, fue negociador de la deuda externa bonaerense durante la gobernación del radical Alejandro Armendáriz, gerente de Fate electrónica y no dudó en despedir personal cuando consideró que era más rentable reconvertir tecnológicamente su compañía. " Esta es una alianza muy empírica -explica Flores-. Veníamos tratando de desarrollar emprendimientos desde un lugar pequeño: vendíamos lo que producíamos en la feria, teníamos un fuerte rechazo a trabajar a la façon y no queríamos revendedores que sacaran ganancias con nuestra producción. Pero nos dimos cuenta de que eso tenía un límite, sobre todo para el largo plazo. Este año inauguramos nuestro jardín de infantes y para sostenerlo necesitábamos obtener excedentes: la escala de trabajo que teníamos no servía. Por eso combinamos con otros sectores sociales, como Churba y la CGE. Se abre una estrategia de recomposición de los lazos sociales y nosotros aprovechamos la coyuntura. El MTD tiene una necesidad de un salto cualitativo, de recomposición como trabajadores. Claro, es una manera distinta de trabajar de la que teníamos hace diez años. Hay un sector muy grande que empieza a ver en la autogestión y el cooperativismo una salida distinta. Por ahí pasa nuestra postura, nos estamos insertando en el proceso de economía social".
- Más de un movimiento con los que compartían los cortes de ruta los va a acusar de reformistas o funcionales.
Cuando te acusan de reformista y uno no sabe que lo es, se hace difícil. Pero saberlo es bueno porque así no pueden trabajar sobre nuestra culpa. La nuestra es una funcionalidad a conciencia, determinada por la relación de fuerza actual y por la necesidad de recomponer una fuerza social que juegue un rol activo en la toma del poder, que hoy no lo tenemos. Hoy, desde el movimiento piquetero se puede generar un gran escándalo, pero no políticas. Para distintas lecturas, el 19 y 20 de diciembre parecía que comenzaba la mayor ofensiva, para nosotros fue una gran derrota: hubo más planes sociales que nunca. No logramos quebrar la política de dominación porque no teníamos política ni poder para influir en las decisiones más generales. Esa experiencia nos lleva a construir organización y lazos. Nosotros discutimos todo el tiempo las modalidades de nuestro taller, y no queremos cambiarlas, aún con estas nuevas relaciones. A lo mejor genera desconfianza en ellos y eso es un riesgo.
- Pero al final del recorrido, ¿la CGE habrá vuelto capitalista al MTD o los desocupados habrán convertido en revolucionarios a los empresarios?
Nos parece que hay un tiempo de construcción conjunta, donde todavía no está planteada la toma del poder ni la revolución. Es muy importante generar espacios de conocimientos. Nuestra estrategia es aprender como se gerencia emprendimientos para una mayor de calidad de vida de nuestros compañeros.
-¿No se trata de aprender a gerenciar con pautas capitalistas?
- En ningún momento queremos convertirnos en una empresa capitalista, para generar acumulación. Queremos una política de transformación de la vida de los compañeros. El desafío es que no nos fagociten. Intuimos que la economía social es un negocio para muchos. En este momento somos funcionales a ellos pero lo aceptamos porque no tenemos posibilidad de otra cosa.
-El MTD rechaza los planes sociales porque, dice, genera dependencia. ¿Estas alianzas no generan dependencia del capital?
Es relativa, depende de la postura que vayamos teniendo. Si Churba o la CGE nos marcara lo que tenemos que hacer, dependeríamos. Pero nosotros nos manejamos con absoluta automomía en las decisiones. Por eso ya hubo tensiones
-¿Cuáles?
- Se planteó una situación de dependencia con Casa Quintás y decidimos no seguir adelante. Eso nos atrasó bastante. Su forma de plantear el trabajo y sus precios era capitalista y nos coartaba nuestra autonomía. La relación se planteó de tal manera que volvíamos a depender, a ser empleados, con pautas organizativas impuestas por la empresa. Casa Quintas nos ofrecía la entrega de prendas para confección, pero exigían horarios de trabajo, una determinada cantidad de horas trabajadas, querían que hiciéramos una capacitación de cuatro o cinco meses sin cobrar nada o que la pagáramos con la guita que obtuvimos de los guardapolvos. Nos pareció exagerado. Primero, porque no nos salían tan mal las prendas. Después, por ahí sí teníamos que aprender a organizar la forma del trabajo, pero esa forma no es la que queríamos nosotros. Tal vez nos hayamos perdido un gran negocio. Pero no nos interesaba. Ahora esto no implicó que se lesione nuestra relación con Churba. No tuvo efectos de ruptura, si se congeló una posibilidad de hacer cosas. Churba nos ofreció capacitación, el sigue vendiendo nuestros guardapolvos. Para nosotros fue importante para encontrar límites. Ahora trabajamos con la CGE para ver si podemos vender los guardapolvos que hacemos directamente a algunas empresas.
¿Cómo se sintieron exponiendo en Buenos Aires Fashion, un mundo totalmente ajeno a ustedes?
En ese momento estuvimos en la consideración de otros sectores, repercutió mucho mediáticamente. Aprovechamos para propagandizar la propuesta del MTD, más allá de si conseguimos trabajo o no. Nosotros siempre lo vemos desde la integralidad del proyecto. Aunque, es verdad, nos sentimos un poco sapo de otro pozo. El mundo de la moda no es nuestro mundo, ni nos sedujo. Fuimos un solo día, hubo propuestas para ir a otras ferias de moda, pero no fuimos. No es nuestro lugar, no es por donde podíamos construir el taller. Más allá de que somos artistas: para sobrevivir hay que tener mucha creatividad. Aunque el balance fue positivo, no es esa nuestra aspiración.
-¿Y cómo es la convivencia con Giardina, el asesor de la CGE?
- Es muy divertido trabajar en el taller con él, por la diferencia. Es como un juego de ajedrez, donde todos tratamos de mover las piezas lo más ordenadamente posible. Como acá no hay quien gana sobre el otro, es bueno. Queremos lo que tiene el mundo empresario para ser sustentable el proyecto.
- Insisto, ¿eso no implica adoptar sus valores?
Creemos que no es la forma del capitalismo, sino la apropiación del capitalismo lo que hace daño. Si nosotros pudiéramos trabajar de acuerdo a las formas de producción del capitalismo, cuatro horas y que eso alcance sería genial. El tema es que te hacen trabajar 12 horas para que otros vivan mejor. Nosotros confiamos en no correr ese peligro, confiamos en la capacidad colectiva de rechazar lo que no nos parezca, porque pasa que a veces uno solo se embala y entra en el juego. Los domingos hacemos rondas para evaluar proyectos y la horizontalidad garantiza tener claros los límites. Es muy difícil trabajar con nosotros, porque todo lo tenemos consultar. Para ellos es terrible.
- ¿Cómo impactaron estas nuevas alianzas al interior del movimiento?
Como veníamos conversando hace mucho tiempo esta necesidad de búsqueda en distintos sectores, no causó confusión al interior y potenció enormemente el trabajo de base. En verdad, recién estamos cayendo. Al principio hubo mucha desconfianza. Nos preguntábamos que había detrás, por qué nos lo proponían. También hubo elucubraciones paranoicas. Algunos nos dijeron sinceramente que se trataba de marketing social, que con esta alianza ganaba empresario y nosotros podíamos sacarle provecho. Eso nos tranquilizo. También entendimos que en una política de alianzas ganan todos: la alianza es para potenciar a todos sus componentes. Es distinto que una coalición, que se realiza contra un enemigo común y revienta al dia siguiente de lograr el objetivo. Aunque claro, también es verdad que no todos se potencian de la misma manea. Pero acá no hay obsesión para sacar ventajas.
-¿Y en el barrio?
- Empezamos a ser creíbles. Aunque la gente viene con ideas confusas, algunos se acercan a buscar trabajo. Pero el jardín de infantes es el ejemplo más claro: es muy difícil que la gente te entregue su niño para que lo cuides y lo desarrolles. Eso ocurre porque confían en vos. Al principio, nosotros pensábamos que el jardín iba a ser para los hijos y los nietos de la gente del movimiento. Pero nos dimos cuenta que la distancia a veces era grande para muchos chicos de las familias de los militantes. Resulta que el 60 por ciento de los chicos que vienen al jardín son del barrio, la realidad nos modificó la idea que teníamos.
- ¿Recibieron críticas de otros movimientos?
Hasta ahora no recibimos muchas críticas serias, argumentadas. Otros movimientos no creen que esto se pueda desarrollar. Algunos estarán pensando que nos van a coptar y que vamos a volvernos reformistas. Algunos nos dijo: "Lo que ustedes hicieron hasta aquí es heroico, qué le vamos a decir" Como si hubiera un respeto por el camino recorrido pero lo de ahora se tratara de un nuevo rumbo. Pero la necesidad de una búsqueda propositiva está planteada como necesidad social. Si no, generaciones enteras estarán condenadas a la exclusión y la desaparición. Si sos un grupo marginal, si no tenés ningún tipo de influencia, dependés de la política de otro. El movimiento piquetero si no elabora propuestas va a ser una mera correa de transmisión.
Fuente: Lavaca.org, 13 de julio de 2004.

La desigualdad en la riqueza es aún mayor para población indígena

La desigualdad en la riqueza es aún mayor para población indígena
Bruselas, 15 jul. 2004 (EFE).-
La desigualdad en la distribución de la riqueza que caracteriza a América Latina afecta en mayor medida a la población indígena, según el último informe de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), que preconiza respetar la identidad cultural como requisito para el desarrolloEl documento, que se presenta en Bruselas, indica que los indígenas de esa región son más proclives a la pobreza, su esperanza de vida es menor y tienen peor acceso a servicios básicos que el resto de la población.Hay aproximadamente 300 millones de indígenas, repartidos en más de 70 países, de los cuales 50 millones viven en América Latina, donde representan el 11 por ciento de la población total.Aunque en países como Argentina son minoritarios, en otros como Bolivia o Guatemala, representan más de la mitad de la población total.El informe muestra una brecha en la esperanza de vida de algunos países, que en Guatemala es de trece años entre la población indígenas y la no indígena, en Panamá de 10 años y en México de 6.Esa brecha también aparece en el nivel de pobreza, de manera que en Bolivia afecta a un 64 por ciento de la población indígena, frente al 48 por ciento de la no indígena, mientras que Perú la proporción es del 79 y el 50 por ciento, respectivamente, y en México del 81 y el 19 por ciento.En muchos lugares, el gasto público en "servicios sociales discrimina a las minorías y los pueblos indígenas", según el informe que cita como ejemplo Brasil, donde el Gobierno gastó 7 dólares per cápita en atención sanitaria para la población indígena frente a los 33 dólares de gasto promedio en el país.En México, hay 79 camas hospitalarias y 96 médicos por cada 100.000 personas a nivel nacional, pero en áreas donde más de dos quintas partes de la población es indígena solo hay 8 camas y 14 médicos.Otro área con deficiencias es la educación y, si bien se ha extendido la enseñanza bilingüe en algunos países, por lo general carece de financiación pese a que los estudios demuestran los beneficios que tiene para las poblaciones indígenas, especialmente en educación primaria, explicó a EFE Stefano Pettinato, uno de los autores del informe.El documento clasifica a 177 países en función de su nivel de desarrollo humano, medido no solo en términos de ingreso per cápita, sino también por los avances en educación y su esperanza de vida.Dentro de Latinoamérica, Argentina se coloca el primero de la lista en el puesto 34, seguido de Chile (43), Costa Rica (45), Uruguay (46), Cuba (52) y México (53), todos ellos en el grupo de países con desarrollo humano alto.Con desarrollo humano medio aparece el resto: Panamá (61), Venezuela (68), Brasil (72), Colombia (73), Perú (85), Paraguay (89), República Dominicana (98), Ecuador (100), El Salvador (103), Bolivia (114), Honduras (115), Nicaragua (118) y Guatemala (121), mientras que Haití queda entre los de desarrollo bajo, en el puesto 153.Brasil y Colombia retroceden siete y nueve puestos, respectivamente, respecto al informe del año pasado, pero, según Ricardo Fuentes, experto en estadística del informe, las tablas no con comparables porque este año se han incluido dos países nuevos y las cifras son objeto de un ajuste continuo.Con cifras comparables, algunos países como Argentina registran un ligero descenso de su índice de desarrollo como consecuencia del menor ingreso por habitante.No obstante, "todos los países de América Latina han presentado un crecimiento estable del índice de desarrollo desde 1975, que se sitúa por encima del promedio mundial", indicó Fuentes.El informe pone énfasis en la necesidad de respetar las diferencias culturales de pueblos indígenas y minorías, y proteger sus derechos.Eso implicaría, según Pettinato, no sólo el reconocimiento de estas culturas desde el punto de vista legislativo, sino también prácticas comerciales justas, especialmente en la explotación de recursos naturales y conocimientos tradicionales.También requiere la adopción de sistemas legales tradicionales, que sean compatibles con la ley nacional, allí donde ésta no llega, como en zonas rurales de Guatemala.
Fuente: Starmedia.com, 15 de julio de 2004.

Wednesday, July 21, 2004

El Quinto Poder

El quinto poder
Ignacio Ramonet
La prensa y los medios de comunicación han sido, durante largos decenios, en el marco democrático, un recurso de los ciudadanos contra el abuso de los poderes. En efecto, los tres poderes tradicionales -legislativo, ejecutivo y judicial- pueden fallar, confundirse y cometer errores. Mucho más frecuentemente, por supuesto, en los Estados autoritarios y dictatoriales, donde el poder político es el principal responsable de todas las violaciones a los derechos humanos y de todas las censuras contra las libertades.
Pero en los países democráticos también pueden cometerse graves abusos, aunque las leyes sean votadas democráticamente, los gobiernos surjan del sufragio universal y la justicia -en teoría- sea independiente del ejecutivo. Puede ocurrir, por ejemplo, que ésta condene a un inocente (¡cómo olvidar el caso Dreyfus en Francia!); que el Parlamento vote leyes discriminatorias para ciertos sectores de la población (como ha sucedido en Estados Unidos, durante más de un siglo, respecto de los afro-estadounidenses, y sucede actualmente respecto de los oriundos de países musulmanes, en virtud de la "Patriot Act"); que los gobiernos implementen políticas cuyas consecuencias resultarán funestas para todo un sector de la sociedad (como sucede, en la actualidad, en numerosos países europeos, respecto de los inmigrantes "indocumentados").
En un contexto democrático semejante, los periodistas y los medios de comunicación a menudo han considerado un deber prioritario denunciar dichas violaciones a los derechos. A veces, lo han pagado muy caro: atentados, "desapariciones", asesinatos, como aún ocurre en Colombia, Guatemala, Turquía, Pakistán, Filipinas, y en otros lugares. Por esta razón durante mucho tiempo se ha hablado del "cuarto poder". Ese "cuarto poder" era, en definitiva, gracias al sentido cívico de los medios de comunicación y al coraje de valientes periodistas, aquel del que disponían los ciudadanos para criticar, rechazar, enfrentar, democráticamente, decisiones ilegales que pudieran ser inicuas, injustas, e incluso criminales contra personas inocentes. Era, como se ha dicho a menudo, la voz de los sin-voz.
Desde hace una quincena de años, a medida que se aceleraba la mundialización liberal, este "cuarto poder" fue vaciándose de sentido, perdiendo poco a poco su función esencial de contrapoder. Esta evidencia se impone al estudiar de cerca el funcionamiento de la globalización, al observar cómo llegó a su auge un nuevo tipo de capitalismo, ya no simplemente industrial sino predominantemente financiero, en suma, un capitalismo de la especulación. En esta etapa de la mundialización, asistimos a un brutal enfrentamiento entre el mercado y el Estado, el sector privado y los servicios públicos, el individuo y la sociedad, lo íntimo y lo colectivo, el egoísmo y la solidaridad.
El verdadero poder es actualmente detentado por un conjunto de grupos económicos planetarios y de empresas globales cuyo peso en los negocios del mundo resulta a veces más importante que el de los gobiernos y los Estados. Ellos son los "nuevos amos del mundo" que se reúnen cada año en Davos, en el marco del Foro Económico Mundial, e inspiran las políticas de la gran Trinidad globalizadora: Fondo Monetario Internacional, Banco Mundial y Organización Mundial del Comercio.
Es en este marco geoeconómico donde se ha producido una metamorfosis decisiva en el campo de los medios de comunicación masiva, en el corazón mismo de su textura industrial.
Los medios masivos de comunicación (emisoras de radio, prensa escrita, canales de televisión, internet) tienden cada vez más a agruparse en el seno de inmensas estructuras para conformar grupos mediáticos con vocación mundial. Empresas gigantes como News Corps, Viacom, AOL Time Warner, General Electric, Microsoft, Bertelsmann, United Global Com, Disney, Telefónica, RTL Group, France Telecom, etc., tienen ahora nuevas posibilidades de expansión debido a los cambios tecnológicos. La "revolución digital" ha derribado las fronteras que antes separaban las tres formas tradicionales de la comunicación: sonido, escritura, imagen. Permitió el surgimiento y el auge de internet, que representa una cuarta manera de comunicar, una nueva forma de expresarse, de informarse, de distraerse.
Desde entonces, las empresas mediáticas se ven tentadas de conformar "grupos" para reunir en su seno a todos los medios de comunicación tradicionales (prensa, radio, televisión), pero además a todas las actividades de lo que podríamos denominar los sectores de la cultura de masas, de la comunicación y la información. Estas tres esferas antes eran autónomas: por un lado, la cultura de masas con su lógica comercial, sus creaciones populares, sus objetivos esencialmente mercantiles; por el otro, la comunicación, en el sentido publicitario, el marketing, la propaganda, la retórica de la persuasión; y finalmente, la información con sus agencias de noticias, los boletines de radio o televisión, la prensa, los canales de información continua, en suma, el universo de todos los periodismos.
Estas tres esferas, antes tan diferentes, se imbricaron poco a poco para constituir una sola y única esfera ciclópea en cuyo seno resulta cada vez más difícil distinguir las actividades concernientes a la cultura de masas, la comunicación o la información (1). Por añadidura, estas empresas mediáticas gigantes, estos productores en cadena de símbolos multiplican la difusión de mensajes de todo tipo, donde se entremezclan televisión, dibujos animados, cine, videojuegos, CD musicales, DVD, edición, ciudades temáticas estilo Disneylandia, espectáculos deportivos, etc.
En otras palabras, los grupos mediáticos poseen de ahora en adelante dos nuevas características: primeramente, se ocupan de todo lo concerniente a la escritura, de todo lo concerniente a la imagen, de todo lo concerniente al sonido, y difunden esto mediante los canales más diversos (prensa escrita, radio, televisión hertziana, por cable o satelital, vía internet y a través de todo tipo de redes digitales). Segunda característica: estos grupos son mundiales, planetarios, globales, y no solamente nacionales o locales.
En 1940, en una célebre película, Orson Welles arremetía contra el "superpoder" de Citizen Kane (en realidad, el magnate de la prensa de comienzos del siglo XX, William Randolph Hearst). Sin embargo, comparado con el de los grandes grupos mundiales de hoy, el poder de Kane era insignificante. Propietario de algunos periódicos en un solo país, Kane disponía de un poder ínfimo (sin por ello carecer de eficacia a nivel local o nacional (2)) en comparación con los archipoderes de los megagrupos mediáticos de nuestro tiempo.
Estas megaempresas contemporáneas, mediante mecanismos de concentración, se apoderan de los sectores mediáticos más diversos en numerosos países, en todos los continentes, y se convierten de esta manera, por su peso económico y su importancia ideológica, en los principales actores de la mundialización liberal. Al haberse convertido la comunicación (extendida a la informática, la electrónica y la telefonía) en la industria pesada de nuestro tiempo, estos grandes grupos pretenden ampliar su dimensión a través de incesantes adquisiciones y presionan a los gobiernos para que anulen las leyes que limitan las concentraciones o impiden la constitución de monopolios o duopolios (3).
La mundialización es también la mundialización de los medios de comunicación masiva, de la comunicación y de la información. Preocupados sobre todo por la preservación de su gigantismo, que los obliga a cortejar a los otros poderes, estos grandes grupos ya no se proponen, como objetivo cívico, ser un "cuarto poder" ni denunciar los abusos contra el derecho, ni corregir las disfunciones de la democracia para pulir y perfeccionar el sistema político. Tampoco desean ya erigirse en "cuarto poder" y, menos aun, actuar como un contrapoder.
Si, llegado el caso, constituyeran un "cuarto poder", éste se sumaría a los demás poderes existentes -político y económico- para aplastar a su turno, como poder suplementario, como poder mediático, a los ciudadanos.
La cuestión cívica que se nos plantea de ahora en adelante es la siguiente: ¿cómo reaccionar? ¿Cómo defenderse? ¿Cómo resistir a la ofensiva de este nuevo poder que, de alguna manera, ha traicionado a los ciudadanos y se ha pasado con todos sus bártulos al enemigo?.
Es necesario, simplemente, crear un "quinto poder". Un "quinto poder" que nos permita oponer una fuerza cívica ciudadana a la nueva coalición dominante. Un "quinto poder" cuya función sería denunciar el superpoder de los medios de comunicación, de los grandes grupos mediáticos, cómplices y difusores de la globalización liberal. Esos medios de comunicación que, en determinadas circunstancias, no sólo dejan de defender a los ciudadanos, sino que a veces actúan en contra del pueblo en su conjunto. Tal como lo comprobamos en Venezuela.
En este país latinoamericano donde la oposición política fue derrotada en 1998 en elecciones libres, plurales y democráticas, los principales grupos de prensa, radio y televisión han desatado una verdadera guerra mediática contra la legitimidad del presidente Hugo Chávez (4). Mientras que éste y su gobierno se mantienen respetuosos al marco democrático, los medios de comunicación, en manos de un puñado de privilegiados, continúan utilizando toda la artillería de las manipulaciones, las mentiras y el lavado de cerebro para tratar de intoxicar la mente de la gente (5). En esta guerra ideológica, han abandonado por completo la función de "cuarto poder"; pretenden desesperadamente defender los privilegios de una casta y se oponen a toda reforma social y a toda distribución un poco más justa de la inmensa riqueza nacional (ver artículo de Maurice Lemoine, páginas 16-17).
El caso venezolano es paradigmático de la nueva situación internacional en la cual grupos mediáticos enfurecidos asumen abiertamente su nueva función de perros guardianes del orden económico establecido, y su nuevo estatuto de poder antipopular y anticiudadano. Estos grandes grupos no sólo se asumen como poder mediático, constituyen sobre todo el brazo ideológico de la mundialización, y su función es contener las reivindicaciones populares que tratan de adueñarse del poder político (como logró hacerlo, democráticamente, en Italia, Silvio Berlusconi, dueño del principal grupo de comunicación trasalpino).
La "guerra sucia mediática" librada en Venezuela contra el presidente Hugo Chávez es la réplica exacta de lo que hizo, de 1970 a 1973, el periódico El Mercurio (6) en Chile contra el gobierno democrático del presidente Salvador Allende, hasta empujar a los militares al golpe de Estado. Campañas semejantes, donde los medios de comunicación pretenden destruir la democracia, podrían reproducirse mañana en Ecuador, Brasil o Argentina contra toda reforma legal que intente modificar la jerarquía social y la desigualdad de la riqueza. Al poder de la oligarquía tradicional y al de los típicos reaccionarios, se suman actualmente los poderes mediáticos. Juntos -¡y en nombre de la libertad de expresión!- atacan los programas que defienden los intereses de la mayoría de la población. Tal es la fachada mediática de la globalización. Revela de la forma más clara, más evidente y más caricaturesca la ideología de la mundialización liberal.
Medios de comunicación masiva y mundialización liberal están íntimamente ligados. Por eso, es urgente desarrollar una reflexión sobre la manera en que los ciudadanos pueden exigir a los grandes medios de comunicación mayor ética, verdad, respeto a una deontología que permita a los periodistas actuar en función de su conciencia y no en función de los intereses de los grupos, las empresas y los patrones que los emplean.
En la nueva guerra ideológica que impone la mundialización, los medios de comunicación son utilizados como un arma de combate. La información, debido a su explosión, su multiplicación, su sobreabundancia, se encuentra literalmente contaminada, envenenada por todo tipo de mentiras, por los rumores, las deformaciones, las distorsiones, las manipulaciones.
Se produce en este campo lo ocurrido con la alimentación. Durante mucho tiempo, el alimento fue escaso y aún lo es en numerosos lugares del mundo. Pero cuando gracias a las revoluciones agrícolas los campos comenzaron a producir en sobreabundancia, particularmente en los países de Europa occidental o de América del Norte, se observó que numerosos alimentos estaban contaminados, envenenados por pesticidas, que provocaban enfermedades, causaban infecciones, generaban cánceres y todo tipo de problemas de salud, llegando incluso a producir pánico en las masas como el mal de la "vaca loca". En suma, antes uno podía morirse de hambre, ahora uno puede morirse por haber comido alimentos contaminados...
Con la información, sucede lo mismo. Históricamente, ha sido muy escasa. Incluso actualmente, en los países dictatoriales, no existe información fiable, completa, de calidad. En cambio, en los Estados democráticos, desborda por todas partes. Nos asfixia. Empédocles decía que el mundo estaba constituido por la combinación de cuatro elementos: aire, agua, tierra, fuego. La información se ha vuelto tan abundante que constituye, de alguna manera, el quinto elemento de nuestro mundo globalizado.
Pero al mismo tiempo, uno comprueba que, al igual que el alimento, la información está contaminada. Nos envenena la mente, nos contamina el cerebro, nos manipula, nos intoxica, intenta instilar en nuestro inconsciente ideas que no son las nuestras. Por eso, es necesario elaborar lo que podría denominarse una "ecología de la información". Con el fin de limpiar, separar la información de la "marea negra" de las mentiras, cuya magnitud ha podido medirse, una vez más, durante la reciente invasión a Irak (7). Es necesario descontaminar la información. Así como han podido obtenerse alimentos "bio", a priori menos contaminados que los demás, debería obtenerse una suerte de información "bio". Los ciudadanos deben movilizarse para exigir que los medios de comunicación pertenecientes a los grandes grupos globales respeten la verdad, porque sólo la búsqueda de la verdad constituye en definitiva la legitimidad de la información.
Por eso, hemos propuesto la creación del Observatorio Internacional de Medios de Comunicación (en inglés: Media Watch Global). Para disponer finalmente de un arma cívica, pacífica, que los ciudadanos podrán utilizar con el fin de oponerse al nuevo superpoder de los grandes medios de comunicación masiva. Este observatorio es una expresión del movimiento social planetario reunido en Porto Alegre (Brasil). En plena ofensiva de la globalización liberal, expresa la preocupación de todos los ciudadanos ante la nueva arrogancia de las industrias gigantes de la comunicación.
Los grandes medios de comunicación privilegian sus intereses particulares en detrimento del interés general y confunden su propia libertad con la libertad de empresa, considerada la primera de las libertades. Pero la libertad de empresa no puede, en ningún caso, prevalecer sobre el derecho de los ciudadanos a una información rigurosa y verificada ni servir de pretexto a la difusión consciente de informaciones falsas o difamaciones.
La libertad de los medios de comunicación es sólo la extensión de la libertad colectiva de expresión, fundamento de la democracia. Como tal, no puede ser confiscada por un grupo de poderosos. Implica, por añadidura, una "responsabilidad social" y, en consecuencia, su ejercicio debe estar, en última instancia, bajo el control responsable de la sociedad. Es esta convicción la que nos ha llevado a proponer la creación del Observatorio Internacional de Medios de Comunicación, Media Watch Global. Porque los medios de comunicación son actualmente el único poder sin contrapoder, y se genera así un desequilibrio perjudicial para la democracia.
La fuerza de esta asociación es ante todo moral: reprende basándose en la ética y sanciona las faltas de honestidad mediática a través de informes y estudios que elabora, publica y difunde.
El Observatorio Internacional de Medios de Comunicación constituye un contrapeso indispensable para el exceso de poder de los grandes grupos mediáticos que imponen, en materia de información, una sola lógica -la del mercado- y una única ideología, el pensamiento neoliberal. Esta asociación internacional desea ejercer una responsabilidad colectiva, en nombre del interés superior de la sociedad y del derecho de los ciudadanos a estar bien informados. Al respecto, considera de una importancia primordial los desafíos de la próxima Cumbre Mundial sobre la Información que tendrá lugar en diciembre próximo, en Ginebra (8). Propone además prevenir a la sociedad contra las manipulaciones mediáticas que, como epidemias, se han multiplicado estos últimos años.
El Observatorio reúne tres tipos de miembros, que disponen de idénticos derechos: 1) periodistas profesionales u ocasionales, en actividad o jubilados, de todos los medios de comunicación, centrales o alternativos; 2) universitarios e investigadores de todas las disciplinas, y particularmente especialistas en medios de comunicación, porque la Universidad, en el contexto actual, es uno de los pocos lugares parcialmente protegidos contra las ambiciones totalitarias del mercado; 3) usuarios de los medios de comunicación, ciudadanos comunes y personalidades reconocidas por su estatura moral...
Los sistemas actuales de regulación de los medios de comunicación son en todas partes insatisfactorios. Al ser la información un bien común, su calidad no podría estar garantizada por organizaciones integradas exclusivamente por periodistas, a menudo vinculados a intereses corporativos. Los códigos deontológicos de cada empresa mediática -cuando existen- se revelan a menudo poco aptos para sancionar y corregir los desvíos, los ocultamientos y las censuras. Es indispensable que la deontología y la ética de la información sean definidas y defendidas por una instancia imparcial, creíble, independiente y objetiva, en cuyo seno los universitarios tengan un papel decisivo.
La función de los "ombudsmen" o mediadores, que fue útil en los años 1980 y 1990, está actualmente mercantilizada, desvalorizada y degradada. Es a menudo un instrumento de las empresas, responde a imperativos de imagen y constituye una coartada barata para reforzar artificialmente la credibilidad de los medios.
Uno de los derechos más preciados del ser humano es el de comunicar libremente su pensamiento y sus opiniones. Ninguna ley debe restringir arbitrariamente la libertad de expresión o de prensa. Pero las empresas mediáticas no pueden ejercerla sino bajo la condición de no infringir otros derechos tan sagrados como el de que todo ciudadano pueda acceder a una información no contaminada. Al abrigo de la libertad de expresión, las empresas mediáticas no deben poder difundir informaciones falsas, ni realizar campañas de propaganda ideológica, u otras manipulaciones.
El Observatorio Internacional de Medios de Comunicación considera que la libertad absoluta de los medios de comunicación, reclamada a viva voz por los dueños de los grandes grupos de comunicación mundiales, no podría ejercerse a costa de la libertad de todos los ciudadanos. Estos grandes grupos deben saber de ahora en adelante que acaba de nacer un contrapoder, con la vocación de reunir a todos aquellos que se reconocen en el movimiento social planetario y que luchan contra la confiscación del derecho de expresión. Periodistas, universitarios, militantes de asociaciones, lectores de diarios, oyentes de radios, telespectadores, usuarios de internet, todos se unen para forjar un arma colectiva de debate y de acción democrática. Los globalizadores habían declarado que el siglo XXI sería el de las empresas globales; la asociación Media Watch Global afirma que será el siglo en el que la comunicación y la información pertenecerán finalmente a todos los ciudadanos.
NOTAS: (1) Ignacio Ramonet, La tiranía de la comunicación, Madrid, Temas de Debate, 1998; y Propagandas silenciosas, Instituto Cubano del Libro, La Habana, 2001.(2) Véase, por ejemplo, en Italia, la superpotencia mediática del grupo Fininvest de Silvio Berlusconi, o en Francia, la de los grupos Lagardère o Dassault.(3) Presionada por los grandes grupos mediáticos estadounidenses, la Federal Communications Commission (FCC) de Estados Unidos autorizó, el 4 de junio de 2003, la flexibilización de los límites a la concentración: una empresa podría controlar hasta el 45% de la audiencia nacional (contra el 35%, en la actualidad). La decisión debía entrar en vigor el 4 de septiembre último, pero debido a que algunos ven en ella "una grave amenaza para la democracia", fue suspendida por la Corte Suprema. (4) Ignacio Ramonet,"El crimen perfecto", Le Monde diplomatique, edición española, junio de 2002.(5) Maurice Lemoine, "Laboratorios de la mentira en Venezuela", Le Monde diplomatique, edición española, agosto de 2002.(6) Y muchos otros medios de comunicación, como La Tercera, Ultimas Noticias, La Segunda, Canal 13, etc. Véase Patricio Tupper, Allende, la cible des médias chiliens et de la CIA (1970-1973), Editions de l’Amandier, París, 2003.(7) Ignacio Ramonet, "Mentiras de Estado", Le Monde diplomatique, edición española, julio de 2003.(8) Armand Mattelart, «La clave del nuevo orden internacional", Le Monde diplomatique, edición española, agosto de 2003.

Fuente: monde-diplomatique.es, octubre de 2003.

Wednesday, July 07, 2004

Laos paises mas pobres estan peor

Las naciones más pobres están peor

En vísperas de una importante reunión de Naciones Unidas, la organización británica de ayuda humanitaria, OXFAM, reveló en su último informe que seis de los 10 países más pobres del mundo, están mucho peor que hace 20 años.

El informe titulado El círculo vicioso de la pobreza rural, afirma que cerca de 900 millones de personas en el mundo viven con menos de un dólar al día.

Agrega que esa situación, así como la de los agricultores pobres y sus familias, está directamente vinculada a las normas y tratados de comercio internacionales.

El informe llama a la Organización Mundial de Comercio y a los participantes en Conferencia de Comercio y Desarrollo de Naciones Unidas, que se realizará en Brasil este domingo, a que implementen un sistema de comercio más justo para las naciones pobres.

Los diez países más pobres están todos ubicados en África. El más pobre es Sierra Leona, que en 1982 tenía mucho más recursos que ahora, de acuerdo a la investigación.

Propuestas

Por otra parte, el documento señala que 770 millones de personas en el mundo no ganan lo suficiente para comer.

Para evitar el impacto negativo de la globalización en los países pobres, OXFAM propone que se permita que esas naciones protejan a sus mercados del dumping que sufren por la entrada de artículos baratos provenientes del extranjero.

Además sugiere que las naciones más ricas abran sus mercados y que se creen mecanismos para estabilizar los precios de las materias primas.

Por último, OXFAM también llama la atención al Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional. Al respecto señala que no deben presionar a los países deudores a que liberalicen el sector agropecuario.

Sierra Leona, República Democrática del Congo, Etiopía, Mali, Madagascar, Tanzania y Burundi son algunas de las naciones más pobres del mundo.

Fuente: Bbcmunco.com, 11 de junio de 2004.